Sistemas de Protección contra Incendios: Inspecciones, Pruebas y Mantenimiento

¿Está su sistema de protección contra incendios listo para funcionar?

La mejor manera de asegurarse de que sus equipos y sistemas de protección estén listos para cualquier emergencia de incendio, es mediante el establecimiento de un programa robusto de inspecciones, pruebas y mantenimiento (IPM). Esta hoja informativa, basada en la norma NFPA 25 de la National Fire Protection Association (NFPA), describe la importancia de mantener, probar e inspeccionar adecuadamente los diferentes tipos de sistemas y equipos de protección contra incendios, y además indica la frecuencia y las rutinas recomendadas.

Antecedentes

Los rociadores automáticos son un componente altamente efectivo y confiable del sistema de protección contra incendios de un edificio. Para garantizar que los incendios se controlen o supriman, los sistemas de protección deben estar disponibles, ser confiables y adecuados. Según el informe de la NFPA de 2017, “U.S. Experience with Sprinklers”, los rociadores funcionaron con una efectividad del 88% cuando los incendios se consideraron lo suficientemente grandes como para activar el sistema. Sin embargo, en otros casos, los incendios no se controlaron con éxito debido a las razones descritas en este documento.

Entendiendo el Riesgo

Según la NFPA, para los casos en que los sistemas de rociadores no pudieron controlar o suprimir un incendio, la razón principal fue la inoperancia del sistema, más que su ineficiencia después de haber entrado en funcionamiento. Otros datos del reporte de la NFPA incluyen:

  • Casi seis de cada diez fallas en los rociadores se debieron a que el sistema estaba desactivado.
  • Aproximadamente una de cada diez fallas de los rociadores se debió a la falta de mantenimiento.̤̤
  • Por lo menos una de cada catorce fallas de los rociadores se debió a componentes dañados.
  • Donde los rociadores se activaron, pero fueron ineficaces, el agua no llegó al fuego en más de la mitad de los casos.
  • Los daños totales a la propiedad en todos los incendios en los que no había sistemas de extinción automática (SEA) fueron casi 11 veces mayores que los daños totales en los incendios en los que un SEA estuvo presente y funcionó correctamente.

Las estadísticas anteriores destacan la importancia de contar con mecanismos efectivos para controlar las desactivaciones de los sistemas de protección, además de la existencia de programas de IPM sólidamente implementados.

Controlando el Riesgo

La posibilidad de que ocurra el funcionamiento defectuoso o ineficaz de un sistema automático de protección contra incendios se reduce cuando se desarrolla e implementa un programa sólido de inspección, prueba y mantenimiento (IPM) de acuerdo con la norma NFPA 25, Standard for the Inspection, Testing, and Maintenance of Water-Based Fire Protection Systems.

Sistema de Suministro de Agua

El tanque de agua y la bomba contra incendios son el corazón de un sistema de protección. Una deficiencia o falla en el sistema de suministro de agua de la red contra incendios puede potencialmente dejar desprotegido todo el sitio. Esto ocurre, por ejemplo, si inadvertidamente se apaga o se coloca en modo manual el interruptor en el panel de control de la bomba.

Válvulas

Las válvulas de control son componentes clave del sistema de protección y deben ser inspeccionadas, probadas y mantenidas adecuadamente. Una válvula parcialmente cerrada puede hacer que un sistema de rociadores sea ineficaz y una válvula cerrada accidentalmente puede dejar un edificio desprotegido.

Sistema de Rociadores

La protección del sistema de rociadores es la solución más eficaz para controlar un incendio. Las rutinas de inspección, prueba y mantenimiento garantizan el funcionamiento adecuado del sistema durante las primeras etapas de un incendio.

La norma NFPA 25 está bien estructurada para sistemas de protección contra incendios a base de agua y agrupa las rutinas y frecuencias de inspección, prueba y mantenimiento por tipo de sistema y sus componentes. La norma también enumera las acciones necesarias que se deben tomar si un componente del sistema se ajusta, repara, reacondiciona o reemplaza. La siguiente tabla proporciona ejemplos de rutinas de IPM aplicables a algunos sistemas de protección contra incendios y sus componentes:

Conclusión

Sistemas de protección dañados o en condiciones de mantenimiento inadecuadas se pueden comparar con la ausencia de protección, lo que aumenta el riesgo de pérdidas importantes en caso de incendio. Un programa apropiado de inspección, prueba y mantenimiento (IPM) garantizará que los equipos y sistemas de protección contra incendios funcionen según lo diseñado, cuando sea necesario.

Referencias Técnicas:

  • NFPA 25 Standard for the Inspection, Testing, and Maintenance of Water - Based Fire Protection Systems e NFPA 25 Handbook.
  • NFPA Fire Protection Handbook, Seção 16, Capítulo 11: Care and Maintenance of Water-Based Extinguishing Systems.
  • US Experience with Sprinklers, NFPA Report, 2017.

Tags

​Descargue la publicación aquí