Sistemas fotovoltaicos instalados en techos: riesgos de incendio

Los incendios en sistemas fotovoltaicos (FV) instalados en techos son poco comunes. Sin embargo, cuando esto ocurre, la combinación de peligros eléctricos, materiales combustibles y espacios con acceso limitado, pueden resultar en pérdidas significativas. Teniendo en cuenta que esta tecnología es relativamente nueva y que sigue evolucionando, elaboramos este documento que analiza los riesgos asociados a este tipo de instalaciones, sugiriendo medidas de prevención y control dirigidas a reducir la posibilidad de ocurrencia de incendios, así como su impacto.

Tecnología de luz solar
La industria de la energía solar está en auge. A finales de 2018, según la Agencia Internacional de Energía (AIE), alrededor del 8% de la energía eléctrica producida en Alemania fue generada a través de paneles fotovoltaicos. En China, el porcentaje correspondiente fue del 3%, pero la capacidad fotovoltaica aumentó más de cuatro veces entre 2015 y 2018, convirtiendo a China en el mayor productor de energía fotovoltaica del planeta.

La mayoría de las plantas fotovoltaicas están ubicadas en regiones cálidas y secas. En áreas más templadas, la industria fotovoltaica se encuentra en una escala menor y, generalmente, a través de configuraciones más simples, como paneles solares instalados sobre los techos de las edificaciones. Los sistemas fotovoltaicos tienen tres características que definen el riesgo: (1) componentes eléctricos en ubicaciones expuestas y, a menudo, de difícil acceso; (2) carga combustible adicional, que aumenta el riesgo de propagación del fuego; y (3) instalaciones eléctricas difíciles de aislar, y que pueden retrasar el combate del fuego por parte del Cuerpo de Bomberos.

Existe poca información sobre incendios en paneles fotovoltaicos instalados en techos de edificios. El Centro Nacional de Datos de Incendios de Estados Unidos no monitorea los incendios en los paneles fotovoltaicos, clasificándolos como “otras” causas. Por ejemplo, un incidente importante reportado fue la destrucción de un almacén de 30,000 m² en Nueva Jersey en 2013, en el que los bomberos decidieron no apagar el fuego en el techo. Durante un período de diez años hasta 2017, las autoridades Japonesas registraron 127 incidentes relacionados con sistemas fotovoltáicos (no todos fueron incendios), de los cuales hubo 7 incendios en los que el fuego se propagó por el techo del edificio. 

El grupo alemán Fraunhofer registró 350 incendios relacionados con sistemas fotovoltaicos durante los últimos 20 años hasta 2019, incluidos 10 casos de pérdida total en la construcción. De acuerdo a lo reportado por John Weaver, PV Magazine, a finales de 2018, había alrededor de 1.4 millones de instalaciones de sistemas fotovoltaicos en Alemania.

Estos números no incluyen pérdidas asociadas con incendios relativamente pequeños. Detener las operaciones en una instalación, incluso después de un pequeño incidente, puede resultar costoso. Además, los sistemas fotovoltaicos instalados en techos están expuestos a la intemperie, que también puede contribuir al riesgo de incendio.

Quiere saber más? Descargue la publicación aquí.

RISK ENGINEERING SERVICES Sistemas fotovoltaicos instalados en techos: riesgos de incendio

Descárguelo aquí Sistemas fotovoltaicos instalados en techos: riesgos de incendio